GOBIERNO

Portazo de Nadia Calviño a la propuesta de Yolanda Díaz para reformar las hipotecas

La vicepresidenta cree que los beneficios de la banca confirman lo "adecuado" del gravamen diseñado por el Gobierno

Portazo de Nadia Calviño a la propuesta de Yolanda Díaz para reformar las hipotecas
4
Se lee en minutos
EP

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha advertido este viernes de que fijar el tipo de las hipotecas variables "no es una medida que se pueda poner en marcha de forma estructural", y ha defendido que lo que se ha hecho, por contra, es "dar la opción de la congelación durante un periodo".

En una entrevista a Radio Euskadi, Calviño se ha referido así a la propuesta de las ministras Yolanda Díaz y Ione Belarra de obligar a la banca a congelar las hipotecas.

Tras recordar que ya existe un código de buenas prácticas que "abre opciones a los ciudadanos" para, por ejemplo, no pagar comisiones por el cambio de una hipoteca de tipo variable a tipo fijo, la ministra ha incidido en que los bancos más importantes del país se han "comprometido a ayudar a aliviar la situación de las familias".

"Vamos a ver el impacto que tienen estas medidas", ha indicado, al tiempo que ha defendido que se está en "diálogo constante" con las principales entidades financieras, que son "muy conscientes de que hay que arrimar el hombro y facilitar la vida de sus clientes".

Cuestionada así por la legalidad de topar las hipotecas, la ministra ha advertido de que "lo que no hay que hacer es poner en riesgo la estabilidad financiera". "Por eso negociamos con los representantes de bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito y, al final, llegamos a un código de buenas prácticas que va mucho más allá de lo que hemos tenido hasta ahora. Vamos a ver qué recorrido tiene este código de buenas prácticas, pero veo de forma positiva que los bancos se sumaran", ha añadido.

"Estamos haciendo medidas que alivien la situación de las familias pero no podemos cambiar el funcionamiento de un mercado como el hipotecario. ¿Y las personas que suscribieron una hipoteca de tipo fijo? No podemos solo proteger a una parte de los ciudadanos", ha insistido.

Por todo ello, ha defendido que el código de buenas prácticas supone "un buen acuerdo", aunque es "un mínimo" y es necesario "ver cómo se despliega" por parte de las entidades financieras.

Además, ha apostado por no calificar como electoralista la medida planteada por las ministras de Unidas Podemos, ya que "todo el mundo tiene la mejor voluntad y todas las opciones se analizan".

Pese a ello, Yolanda Díaz ha vuelto a pedir que se congelen las hipotecas para evitar que a lo largo de este año se produzca una transferencia de rentas de las familias a las entidades financieras por valor de 10.500 millones de euros en 2023. En un vídeo publicado en sus redes sociales, Díaz ha recordado que los grandes bancos españoles han tenido "beneficios históricos", de 32.500 millones de euros antes de impuestos, mientras que muchas familias "están teniendo problemas para pagar la hipoteca", con subidas de hasta 250 euros de media.

"Detrás de los problemas de las familias y de nuestro sistema financiero se encuentra la enorme concentración bancaria de nuestro país. Cinco grandes entidades financieras controlan casi el 70% del mercado", ha comentado la vicepresidenta segunda.

Díaz también ha alertado de que esto representa "un importante riesgo para España" y, además, contribuye a la exclusión financiera. "Toca congelar hipotecas y moderar los beneficios extremos de la gran banca para que ganemos todos", ha concluido en su mensaje.

Impuesto "adecuado"

Respecto a los beneficios de los bancos que se están conociendo en los últimos días, Calviño ha afirmado que no hacen sino "confirmar lo adecuado de haber impuesto un gravamen extraordinario a la banca y a las compañías energéticas".

"Es muy adecuado y los beneficios anunciados por la banca dejan claro que tienen margen suficiente como para pagarlo sin repercutirlo en sus clientes. Cuando vemos los sueldos y los bonus, razón de más", ha argumentado.

Noticias relacionadas

De este modo, ha sostenido que el Ejecutivo ha hecho "muy bien" al establecer un gravamen que "toda la sociedad española considera que es lo justo". "Estamos estableciendo medidas que son un mínimo y los bancos siempre pueden ir más allá en el apoyo a sus clientes. En este momento es un clamor general que tienen que arrimar el hombro", ha resaltado.

La ministra ha insistido así que, en la actualidad, todo el mundo es consciente de que es "el momento de arrimar el hombro y trabajar juntos". "Creo que cada vez más los bancos son más conscientes, no solo por su propio interés financiero sino por su reputación", ha finalizado.