DIVISAS

Por qué la escalada del euro no perjudica al comercio español

La divisa ha comenzado la semana por encima de los 1,09 dólares, unos niveles que no se veían desde abril del año pasado

Por qué la escalada del euro no perjudica al comercio español
4
Se lee en minutos

El euro continúa la escalada iniciada a finales del 2022. A primera hora del lunes, la divisa alcanzaba los 1,09 dólares, unos niveles que se se veían desde abril del año pasado. La moneda ha superado con creces su mayor caída en 20 años, cuando rozó los 0,98 dólares en septiembre, y la previsión de los analistas es que siga subiendo. Aunque este ascenso impacta en el comercio español por el encarecimiento de sus exportaciones, los expertos aseguran que no debería sentirse amenazado. Si bien la previsión es una ligera disminución de las exportaciones como consecuencia, "cabe decir que más del 50% de las exportaciones españolas se destinan a la zona euro, y por tanto, tienen un menor riesgo de verse afectadas por las fluctuaciones de la divisa", argumenta la Market Analyst de Ebury, Itsaso Apezteguia Extramiana, y solo el 4% de las exportaciones totales tienen como destino Estados Unidos, por lo que el efecto de un euro fortalecido frente al dólar no sería demasiado perjudicial para el sector exterior.

La apreciación del euro conlleva una buena noticia: el abaratamiento de las importaciones. Por ejemplo, ahora será menos costoso adquirir materias primas o energía, que en general se compran en dólares, algo que "podría reducir la inflación de España", explica Apezteguia. "Por supuesto, la apreciación del euro favorece a que se importe menos", señala la analista del equipo de Análisis y Mercados de Bankinter, Arancha Bueno, "pero la clave ahora mismo es el coste de la energía, que ha sido el principal desencadenante". Los analistas prevén que la escalada del euro siga su curso hasta, al menos, alcanzar los 1,12 dólares. El primer motivo, según Bueno, es que "el dólar pierde apetito como activo refugio". "El mercado está dispuesto a tomar más riesgos porque la crisis energética no ha ido tan mal, la inflación está descendiendo y China está reabriendo su economía", desgrana. 

La segunda razón se sustenta en que la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) irá a menos respecto a la del Banco Central Europeo (BCE). "La Fed va a subir este año solo 50 puntos básicos los tipos de interés, mientras que el BCE los subirá en 100 puntos básicos", apunta. Actualmente, los tipos de interés en Estados Unidos están al 4,25% y en la eurozona al 2,50%. Los miembros del BCE, como Klaas Knot, han señalado que el banco central debería subir los tipos en 50 puntos básicos en febrero y marzo y continuar haciéndolo hasta el verano con el objetivo de reducir la inflación hasta el 2%. "La agresividad del BCE, que se ha hecho más latente en los últimos días, ha sido un factor clave para el repunte de la divisa europea", asegura la Market Analyst de Ebury. El euro también ha repuntado por el optimismo revitalizado en la economía de la eurozona, que ha disminuido los temores de que la zona euro entre en recesión.

Año récord para el sector exterior

"La apreciación del euro es positiva en tanto en cuanto limita las presiones inflacionistas para la eurozona", explica la directora de análisis y estrategia de Renta 4, Natalia Aguirre, "aunque la inflación sigue siendo tan alta, y récord en el caso de la subyacente, que no es una razón suficiente para el BCE detenga su política monetaria restrictiva". En todo caso, la previsión es que el dólar recupere posiciones en los próximos meses por la elevada incertidumbre global y la mayor presión a la baja sobre el ciclo económico europeo por su mayor dependencia energética, "al menos hasta que se reduzca la aversión al riesgo de forma consistente y mejoren las expectativas cíclicas de Europa", agrega Aguirre.

Noticias relacionadas

Hasta ahora, las exportaciones se han beneficiado de un dólar que superaba en valor al euro: "El euro débil ha contribuido a que las exportaciones crezcan a ritmos del 20% hasta noviembre", recuerda Bueno. En los primeros nueve meses del 2022, las exportaciones de mercancías aumentaron un 23,6% respecto al mismo período del año anterior y alcanzaron los 357.111,2 millones de euros, según los últimos datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Se trata de un nuevo máximo histórico desde que el comercio exterior se disparó en febrero de 2021 y supone una normalización de la actividad comercial internacional y de los países socios comerciales de España. Por su parte, las importaciones se incrementaron un 35,8% hasta los 420.714 millones de euros, también un récord.

"Lo más relevante del 2022 es que ha sido un año de una progresión y normalización de las relaciones comerciales internacionales, ya que se han reducido los cuellos de botella y el sector servicios se ha normalizado", añade Bueno. De cara al 2023, la progresiva subida de la divisa europea tendrá como resultado una contribución "neutra" del sector exterior. "no quiere decir que decaiga, sino que ha alcanzado un punto muy alto y se ha recuperado el turismo y el sector servicios", estima Aánzazu Bueno.