Alta velocidad

El AVE, más cerca de París que de Asturias al retirar Francia su veto a los trenes de Renfe

La cumbre hispano-gala de Barcelona propicia un pacto que permite a la empresa pública española operar a la capital del país vecino este año

El AVE, más cerca de París que de Asturias al retirar Francia su veto a los trenes de Renfe
3
Se lee en minutos
Ramón Díaz

El nuevo retraso en las obras de la variante de Pajares podrían provocar que el AVE llegara antes a París que a Asturias. Renfe, después de tres años de bloqueo por parte de las autoridades francesas, tiene todo preparado para ofrecer antes del verano sus servicios del alta velocidad entre Madrid y Marsella y entre Barcelona y Lyon, con la idea de conectar la Ciudad Condal y París –en todos los casos por trazados ya existentes– con trenes AVE antes de que acabe el año. Así lo anunció la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, tras la reciente cumbre hispano-francesa de Barcelona. Mientras tanto, no hay fecha para la llegada de la alta velocidad a Asturias, y el Gobierno no prevé tener una estimación antes del próximo mes de abril.

El impulso de las conexiones transfronterizas y el desembarco de Renfe en el país vecino es uno de los acuerdos alcanzados durante la reunión celebrada el pasado jueves en Barcelona, en la que Francia y España sellaron una alianza estratégica. El acuerdo supone el desbloqueo de las relaciones ferroviarias entre ambos países, ya la administración gala lleva varios años vetando la presencia de trenes españoles alegando "incompatibilidades técnicas". El operador público francés, SNCF, por el contrario, sí opera en España a través de Ouigo.

El proceso para el desembarco de Renfe en Francia ya ha comenzado: las pruebas de los trenes AVE entre Madrid y Marsella y Barcelona y Lyon comenzaron esta semana, y la operadora publica española ya cuenta con los primeros maquinistas habilitados para cubrir esos trayectos. El resto de los conductores recibirán la habilitación en las próximas semanas, mientras que el personal de intervención ya ha recibido la formación y la habilitación necesarias para operar en Francia. En la variante de Pajares, por el contrario, aún no ha comenzado la formación de los maquinistas; de hecho, no comenzará hasta que finalicen las pruebas de circulación.

En un primer momento, Renfe fletará trenes de alta velocidad entre Madrid y Marsella y entre Barcelona y Lyon en días alternos, con seis circulaciones semanales en cada trayecto. En una segunda fase, habrá dos trenes diarios, todos los días de la semana, lo que sumará veintiocho circulaciones semanales, catorce en cada trayecto.

Mientras, nada se sabe de la llegada de la alta velocidad a Asturias. Ni la fecha de apertura, ni los planes de la operadora en cuanto a horarios, número y tipo de trenes y número de plazas semanales. El enésimo retraso en la fecha de apertura prevista de la Variante llegó esta semana, cuando el Ministerio de Transportes reconoció que no será en mayo, como había prometido el año pasado.

Noticias relacionadas

La razón esgrimida en un primer momento para justificar el nuevo retraso fue la necesidad de realizar más pruebas de seguridad, pero la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez, reconocía este jueves que había también otros escollos. Las obras aún en ejecución son siete: la linea aérea de contacto (catenaria), que acabará de ajustarse en febrero; los trabajos de protección civil y seguridad, que acabarán en abril; el sistema de control, señalización y telecomunicaciones, que se completará este mes; las obras civiles exteriores, que acaban en febrero; las actuaciones en el "argayón" de Campomanes, que concluirán en el primer trimestre de 2024, pero que no afectan a la circulación de los trenes; y las galerías de evacuación de los túneles de Vega de Ciego y Pico de Siero, trabajos para los que Transportes no ha revelado la fecha de finalización.

En cuanto a las pruebas de seguridad, aún restan meses para completarlas. Quedan por abordar cuatro fases, dos de las cuales comenzarán a realizarse en febrero (pruebas interiores de gestión de tráfico ERTMS entre los PAETs y pruebas y auscultaciones de los enlaces) y las otras dos en marzo (velocidades máximas y pruebas ERTMS en los enlaces y transiciones). Restarían a continuación los denominados "recorridos de fiabilidad", el simulacro final y el expediente definitivo. Con todo ello completado quedará en manos de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF) dar el visto bueno a la circulación comercial por la Variante.