CONSUMO

La subida del IVA a las bebidas azucaradas solo redujo su consumo en hogares con ingresos bajos

  • En aquellos con niños la reducción del consumo de refrescos ha sido prácticamente el doble que en los que no hay menores.

  • El consumo de snacks en esos hogares también se redujo un 10,5%.

La subida del IVA a las bebidas azucaradas solo redujo su consumo en hogares con ingresos bajos
3
Se lee en minutos

La subida del IVA a las bebidas azucaradas para desincentivar su consumo únicamente ha tenido un efecto significativo en los hogares con menos ingresos de España. Al menos eso es lo que se desprende de un informe publicado por el Centro de Políticas Económicas EsadeEcPol en el que se reconoce, sin embargo, que esa subida del impuesto al 21% aplicada desde hace dos años ha sido especialmente beneficiosa para las familias: en aquellos hogares con menos ingresos y con niños la reducción del consumo de refrescos ha sido prácticamente el doble que en los que no los hay.

De media, dice el estudio, los hogares en el tercio bajo de ingresos de España han reducido su consumo de bebidas azucaradas y edulcoradas en unos 10,8 litros por año, es decir, una cifra un 13% menor que la del año anterior. Sin embargo, desgranando esa cifra se observa que se duplica hasta los 25 litros menos cuando en el núcleo familiar hay menores de entre 5 y 16 años (un 20% menos que en 2021) y que apenas cae en los hogares sin ellos (7%).

Además, apuntan desde el EsadeEcPol, el impuesto lanzado por el Ministerio de Consumo dirigido por Alberto Garzón es "la política más relevante desarrollada en la última década en el marco del consumo de azúcar en España", y destacan que también tuvo otros efectos colaterales en productos que, si bien no se han visto afectados por la subida del IVA, sí que se consideran complementarios. El consumo de snacks en esos hogares con menos recursos, ponen como ejemplo, se redujo en 5 euros al año, lo que equivale a un 10,5% menos.

En cualquier caso, en los hogares dentro de los dos tercios de la población con más ingresos el descenso del consumo de bebidas azucaradas no ha sido significativo durante este año, por lo que más que por concienciación acerca de los riesgos que éstas implican para la salud parece que el menor consumo va ligado directamente a un menor poder adquisitivo.

Señalan en el informe, por ejemplo, que el hecho de que el IVA para estos productos azucarados y edulcorados haya pasado del 10% al 21% fuera de la hostelería se ha traducido en que el 90% de lo recaudado haya llegado a través de un aumento directo del precio. Es decir, que el consumidor lo ha tenido que comprar más caro —un 9,6% de media más— y que, quizás, eso es lo que ha desincentivado la compra por parte de las familias con menos recursos.

Esto, sin embargo, no ha supuesto un perjuicio para las empresas. A principios de este mes, por ejemplo, Coca-Cola Europacific Partners, la mayor embotelladora de la marca de refrescos estadounidense, anunció que había registrado unas ventas de 13.025 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 19% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Su división Iberia, que agrupa España, Portugal y Andorra, forma el mercado que más ha crecido, un 25,5%, hasta 2.341 millones.

Noticias relacionadas

Cuando el Gobierno anunció la medida, desde el ministerio encabezado por Garzón se aseguró que se esperaban recaudar alrededor de 300 millones de euros al año solo a través de la subida del tipo impositivo del reducido (10%) al general (21%), aunque en esos cálculos no se incluyen los ahorros indirectos. Por ejemplo, según la OCDE, España es el noveno país que más dinero destina de su sistema sanitario a combatir la obesidad (un 10%).

Según datos ofrecidos por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIRef), España es el quinto país con un tipo más bajo sobre las frutas, queso, leche, huevos, cereales y verduras de la Unión Europea, sólo por detrás de Italia, Luxemburgo, Irlanda y Malta. Precisamente en Italia, el gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni acaba de anunciar que para los Presupuestos del Estado de 2023 va a congelar la entrada en vigor de los impuestos al plástico y al azúcar, dos medidas con las que se esperaba recaudar alrededor de 600 millones de euros.