Crisis energética

Los Veintisiete chocan por el tope al gas de la Comisión Europea

España y un nutrido grupo de países imponen su tesis y logran mantener en suspenso las compras conjuntas y el despliegue de las renovables hasta que se avance en el mecanismo corrector

Los Veintisiete chocan por el tope al gas de la Comisión Europea
4
Se lee en minutos
Silvia Martínez

El mecanismo corrector del precio del gas propuesto esta semana por la Comisión Europea ha generado un nuevo cisma entre los Veintisiete. La iniciativa, examinada este jueves por los ministros de energía en una nueva reunión extraordinaria, ha sido recibida con escepticismo total por un nutrido grupo de países, incluida España, Francia, Italia o Grecia, que la han tachado de irrealista, insuficiente, poco ambiciosa e imposible de activar. Hasta el punto de que han unido fuerzas para aparcar en el cajón los dos reglamentos sobre los que debían cerrar este jueves un "acuerdo político" -las compras conjuntas de gas y la aceleración de permisos de proyectos de energías renovables- hasta que no haya avances sobre todo el paquete y un plan para topar el gas más "equilibrado".

"El entender del conjunto de la sala ha sido que era razonable esperar a tener un consenso sobre el tercer texto y ofrecer una visión equilibrada", ha resumido tras la reunión la vicepresidenta tercera y ministra de transición ecológica, Teresa Ribera, que ha recordado que cuando hay 15 países que piden una propuesta como la del tope al gas merece tenerse en cuenta. "Una vez que terminemos la discusión sobre el precio máximo del gas y el mecanismo sea adoptado, solo entonces podremos regresar a los otros actos legislativos que estaban hoy en la agenda", ha explicado la ministra polaca, Anna Moskwa. "No estamos abriendo el champán todavía pero hemos metido la botella en el frigorífico", ha dicho esperanzado el ministro checo y presidente de turno del Consejo, Jozef Sikela, que se ha visto obligado a convocar otra reunión extraordinaria, que será la quinta desde que la República Checa asumió la presidencia en julio. 

La nueva cita, para intentar cerrar un acuerdo político sobre los tres reglamentos a la vez, será el próximo 13 de diciembre, dos días antes de la última reunión de jefes de estado y de gobierno de la UE del año prevista el 15 y 16 de diciembre. ¿Qué método seguirá hasta entonces la presidencia para desencallar una negociación que, vistas las enormes diferencias, parece encaminada al fracaso? "Vamos a negociar duro, a tomar la iniciativa, a escucharnos mutuamente", ha explicado Síkela que ha admitido que el debate sobre el tope al gas -los otros dos elementos ya están cerrados- ha sido "extremadamente complicado", "largo" y "técnico".

Nuevo intento el 13 de diciembre

"Creo que podemos llegar a un consenso el día 13. Es importante que, a pesar de los distintos puntos de vista y posiciones, prima la convicción de que debemos responder estando a la altura de las circunstancias. Estoy convencida de que todo el mundo va a intentar que lleguemos con un texto limpio para poder respaldarlo y que sea adoptado cuanto antes", ha añadido Ribera. España ha liderado la oposición al mecanismo corrector de Bruselas que, según la propuesta, solo se activaría si el precio del gas en el mercado de futuros del TTF, el mercado holandés de referencia en el que se realizan el 80% de las transacciones europeas, supera durante dos semanas seguidas los 275 euros por megavatio hora. Y si la diferencia respecto al precio del gas natural licuado (GNL) en los mercados internacionales supera los 58 euros. 

Dos condiciones pensadas, a juicio de Ribera, para "no ser aplicadas" dado que es un "mecanismo de ultraseguridad para un proceso ultraescandaloso de subida de precios". De hecho, los requisitos no hubieran permitido activar esta red de seguridad ni en agosto, cuando los precios marcaron niveles récord y alcanzaron los 350 euros por megavatio hora. Un hecho que ha encendido a numerosas delegaciones. "Las condiciones que se imponen hacen improbable o casi imposible que se active. No es lo que hemos pedido los 16 países que queremos un tope al gas", se ha sumado la maltesa Miriam Dalli. "No es una solución que pueda funcionar en la práctica", ha añadido la belga Tinne van der Strateten.

Referencia dinámica

Noticias relacionadas

Y lo mismo el griego, Konstantinos Skrekas, que ha denunciado que no hay razón para que Europa pague el precio de gas más caro del mundo y que lo razonable es una horquilla máxima de entre "150 y 200 euros". "Mi impresión es que hay un amplio consenso en que es mejor una referencia dinámica que se adecue a la evolución del precio en otros mercados en lugar de un tope fijo" que podría generar un "incentivo al alza del precio", ha explicado Ribera que ha avanzado que el futuro del mecanismo ibérico, que expira en mayo y que permite desacoplar el precio del gas utilizado para electricidad, dependerá de cómo sea la situación el próximo año.

En todo caso, no solo a los países que reclaman desde hace meses un tope al precio del gas les ha disgustado el plan del Ejecutivo comunitario defendido por la comisaria Kadri Simson en la reunión. "Es mi trabajo acomodar las posiciones de unos y otros y poder encontrar una solución entre todos", se ha justificado la comisaria. Aún así, los que no quieren un mecanismo corrector, como Holanda, tampoco lo ven con buenos ojos porque temen que ponga en riesgo la seguridad del suministro. Un argumento esgrimido también por otros países del norte de Europa.