BENEFICIOS

Banca y energía suben los dividendos y los impulsan a una 'nueva normalidad'

La subida de tipos de interés, el final de la pandemia y la crisis energética hacen que la retribución al accionista se sitúe en niveles cercanos a 2019

Banca y energía suben los dividendos y los impulsan a una 'nueva normalidad'
4
Se lee en minutos

El covid truncó para los alrededor de diez millones de inversores que hay en España sus posibilidades de obtener dividendos para recompensar su inversión en las empresas cotizadas. En 2020 muchas compañías cancelaron o disminuyeron drásticamente la retribución a sus accionistas. Esta situación se ha empezado a corregir a partir de 2022, principalmente por el sector energético y bancario. La subida de tipos de interés, el final de la pandemia y los desbocados precios de la energía han permitido a las algunas empresas recuperar sus cuentas de resultados y por tanto anunciar la vuelta del dividendo. Pero no todo es igual, el incremento del precio del dinero y la guerra han cambiado el escenario por completo. Los dividendos tendrán que vivir en una ‘nueva normalidad’ marcada por la inflación y la incertidumbre. "

"Prácticamente todas las empresas cancelaron dividendos en 2020 porque los ingresos cayeron", asegura César Sánchez-Grande, responsable de Análisis Institucional de Renta4. Entre abril de 2020 y julio de 2021 se prohibió a la banca la distribución de dividendos, así como a las empresas que estuvieran acogidas a ERTE por el covid, con lo que la remuneración sufrió un frenazo de grandes dimensiones.

"El mercado español ha vuelto a poner en el punto de mira en lo que siempre ha destacado frente a sus referentes europeos, los dividendos. Se espera que podamos volver a rentabilidades no vistas desde 2014. Únicamente con lo retribuido hasta septiembre ya se iguala lo pagado por las cotizadas en todo el año 2021", explica Martín Caride, socio de M&A y desarrollo corporativo de la consultora Nuclio.

Con el fin definitivo de la pandemia en el año 2022, el dividendo ha conseguido regresar con fuerza, especialmente en los bancos y las eléctricas. En el caso de BBVA, se retribuirá al accionista con hasta 0,35 euros por acción, frente a los 0,10 de 2019, y además ha anunciado que elevará el pay-out (porcentaje del beneficio que se destina al pago de dividendos) del 30% hasta el 50% para el próximo año. En energía, destaca Enagás, que este año pagará 1,71 por cada acción; en 2019 pagaba 1,60.

“El energético y petroquímico va a vivir un muy bien ejercicio para los dividendos en 2022 debido a los elevados precios de la energía y el petróleo. El sector financiero también tendrá resultados muy positivos por la subida de tipos de interés del Banco Central Europeo”, señala César Sánchez-Grande, responsable de Análisis Institucional de Renta4. “Habrá que ver cómo reaccionan los mercados en los próximos meses al suministro de materias primas y aquellos efectos directos e indirectos de la guerra para ver cómo evolucionan en 2023 los dividendos”, vaticina Martín Caride, de la consultora Nuclio.

Otro ejemplo. Repsol, que la semana pasada anunció un beneficio neto de 3.222 millones en los nueve primeros meses del año, acelerará la ‘hoja de ruta’ de su política de dividendos. También Iberdrola ha ganado un 29% más en los tres primeros trimestres del año y ha anunciado un dividendo de 0,45 euros por acción, cuando en 2019 pagó 0,40 por cada título.

Tanto banca como energéticas son sectores con ingresos muy recurrentes y por ello suelen dar dividendos altos, lo que también les permite atraer a nuevos inversores. Otros sectores tienen una mayor complejidad de ventas, ingresos o clientes, como por ejemplo, el turístico, y es difícil prever dividendos por la estacionalidad. Acereras o empresas de construcción también ofrecerán dividendos, aunque no serán tan estables como los de la banca o el sector de la energía”, comenta Darío García, analista de la casa de inversión XTB.

En el caso de la banca, esta preferirá hacer aumentos del dividendo aumentando la rentabilidad, mientras que en las energéticas lo harán aumentado el pay-out, que oscila entre el 40% y 60%, según el analista de XTB. “Cuantos más beneficios tengan las energéticas, más proclives serán a incrementar el pay-out”.

Bonos frente a dividendos

Noticias relacionadas

La rentabilidad de los bonos también han crecido este año de forma significativa, por lo que las empresas también están tratando de que las acciones sean atractivas para los inversores, y eso implica remunerarlas mejor. “De no hacer esto, los inversores preferirán los bonos. Además, la inflación también se come el dividendo si este no aumenta”, explica Álvaro Bañón, socio de Haltia Capital AV y profesor de Dirección Financiera en la Universidad de Navarra.

“Todo dependerá de cómo evolucionen los resultados en los primeros meses del año, teniendo en cuenta que en 2023 nos enfrentaremos a un escenario de recesión, no sabemos si suave o profunda. La evolución del escenario macro marcará el futuro del dividendo para el próximo año y 2024”, concluye César Sánchez-Grande, de Renta4.