CONSUMO

¿Tu compra en Vinted amenaza las ventas de Zara?

La marca textil de Arteixo, que ha hecho bandera del consumo recurrente, se enmienda a sí misma y ahora incentivará la venta de segunda mano. De momento, solo en Reino Unido. ¿Cómo afectará esta decisión a las ventas y los márgenes del grupo?

¿Tu compra en Vinted amenaza las ventas de Zara?
4
Se lee en minutos

La de Zara es una historia de éxito. La cadena es una de las marcas más reconocidas de España y tiene más de 7.000 tiendas repartidas por todo el mundo. Su modelo: vender ropa en grandes cantidades a un precio ajustado para el bolsillo del consumidor y una rotación constate del producto. Con estos ingredientes, la multinacional facturó hasta 27.716 millones de euros en 2021. Pero le ha salido un importante competidor por el camino, el mercado de segunda mano. Las ventas de prendas usadas a nivel mundial alcanzaron entre los 30.000 y 40.000 millones y representaron hasta el 21% del volumen total del mercado en 2020, según recoge un estudio de Boston Consulting Group. El estudio Consumer Trends 2022 elaborado por Samy Alliance pronostica que para 2030 las ventas de moda de segunda mano podrían duplicar a las de moda rápida. Con estos datos en la mano, ¿podría perjudicar el mercado de segunda mano a las ventas de gigantes del textil como Zara?

Numerosas aplicaciones virtuales se aprovechan ya de este filón, como Vinted o Wallapop, y ahora Zara parece dispuesta a sumarse también y lanzará el próximo 3 de noviembre, de momento solo en Reino Unido, una plataforma en la que los usuarios podrán intercambiar las prendas que anteriormente hayan comprado de la marca, pedir arreglos e incluso donar prendas. "Las ventas de ropa de Zara ya se están viendo amenazadas por este tipo de iniciativas de colaboración y segunda mano, así que la compañía también quiere aprovecharlo", explica Antonio Fajardo López, inversor en Indiex y especialista en bolsa y mercados.

De hecho, la propuesta de la empresa sigue la estela que ya han iniciado otras marcas textiles, como H&M, que cuenta desde hace siete años con su propio espacio virtual, Sellpy, para la venta de ropa de segunda mano. En ese tiempo ya ha comercializado nueve millones de prendas en cerca de 20 países. Un estudio del portal de segunda mano Milanuncios.com refleja el creciente interés de los consumidores por la segunda vida de las piezas de ropa. Las búsquedas en la categoría de moda y complementos estuvieron entre las cinco más consultadas de la plataforma entre enero y septiembre de 2022.

Y las marcas cada vez se interesan más por satisfacer esta demanda y se suman a la nueva tendencia. “Cada vez más clientes nos piden poder comercializar ropa de segunda mano para evitar que sean otras plataformas digitales las que revendan sus productos. Este mercado puede ser un buen complemento para las ventas de primera mano y, a corto plazo, no vemos que pueda restarles márgenes de beneficio. Incluso a largo plazo es difícil que el mercado de segunda mano supere al de primera en ventas”, asegura Javier Martín Gutiérrez, responsable del retail del fondo Eurofound Group.

Andrés Núñez Mir, consultor en Retail y director del posgrado en Marketing de Empresas de ESIC, coincide con Martín Gutiérrez y señala que esta estrategia está más relacionada con la imagen de marca de sostenibilidad que con el interés por entrar en el mercado de segunda mano. “No creo que Zara arriesgue beneficios o ventas con esta acción y le permitirá ampliar su horizonte de penetración de mercado más allá de sus tiendas físicas, que no se verán afectadas por el mercado de segunda mano”, desarrolla.

Sostenibilidad como bandera

La otra pata que sustenta la iniciativa de Zara para incentivar el intercambio de ropa es una apuesta por la sostenibilidad y fortalecer la marca mediante un compromiso con el medio ambiente. “La motivación de este nuevo modelo no es directamente económica, puesto que ellos solo van a facilitar los intercambios, tiene que ver con la sostenibilidad. Quieren seguir liderando el fast fashion, pero tienen que adaptarse a las nuevas exigencias y necesidades del consumidor. La marca no solo no reducirá sus ventas sino que le posicionarán mejor en un mercado en el que no paran de irrumpir actores con modelos muy poco sostenibles”, explica Eloy de Sola, responsable de productos de consumo y retail de la consultora Capgemini Invent.

Noticias relacionadas

La clave que explica este movimiento para este especialista es que Zara quiere diferenciarse. "Ya no solo se lidera con moda y calidad, ahora hay que asociarse con conceptos como la sostenibilidad, algo cada vez más valorado por el consumidor", asegura.

Diego Salete, fundador de la marca especializada en ropa de segunda mano Lifelong Trends, también cree que cada vez más marcas se sumarán al circuito de segunda mano. “La iniciativa es muy positiva, pero de momento Zara lo ha planteado de forma marginal, habrá que ir viendo en los próximos meses si se trata de un cambio de rumbo definitivo”, zanja este emprendedor.