BOOM DEL SECTOR

El turismo acelera en verano y ya inyecta ingresos récord como antes de la pandemia

  • Los viajeros internacionales dejan en España 9.300 millones de euros en julio. El gasto real en el país iguala el máximo histórico conseguido en la temporada alta de 2019.

  • Las previsiones de los grandes del sector para el conjunto del año apuntan a que se superarán los 70.000 millones de ingresos y se rozará el máximo histórico precovid. 

El turismo acelera en verano y ya inyecta ingresos récord como antes de la pandemia
3
Se lee en minutos

El turismo aceleró en verano e impulsó la fuerte reactivación en que se ha embarcado tras el desplome del negocio provocado en los momentos más duros de la pandemia. El sector se agarró el año pasado de los clientes españoles para relanzar su actividad, pero este año se está beneficiando de la vuelta masiva de los turistas extranjeros para asentar esa recuperación y alcanzar los niveles previos al covid.

La reactivación de las llegadas de viajeros internacionales y la subida de los precios en plena ola de inflación ha hecho que este verano la inyección del turismo a la economía española vuelva a tocar los niveles récord de antes de la pandemia.

Los ingresos por turismo (lo que de verdad gastan los viajeros foráneos cuando vienen al país) alcanzaron en julio, un mes clave de la temporada alta estival, los 9.300 millones de euros, igualando los registros que se alcanzaron en el mismo mes de 2019 precovid, un año récord para el sector, según los datos del Banco de España.

Es en verano cuando la actividad turística ha alcanzado de nuevo la velocidad de crucero, acelerando la recuperación frente al ritmo más modesto de crecimiento que registraban las llegadas internacionales y los ingresos por turismo en los primeros meses del año. Entre enero y julio, España sumó ingresos por turismo por 37.700 millones de euros, aún un 6% por debajo de los 40.200 millones que se alcanzaron en 2019.

Gasto e ingreso

Los ingresos reales por turismo son los que efectivamente revierten en la economía de España, los gastos que los visitantes extranjeros efectúan durante su estancia en el país. Y esos ingresos por turismo son medidos por el Banco de España en la balanza de pagos. A efectos contables, tienen un impacto para la economía similar a las exportaciones del país.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene otra contabilización de gastos de los turistas extranjeros -la encuesta Egatur-, pero con ella calcula todo lo que los viajeros gastan en su viaje. Todo, no sólo durante su estancia aquí, sino también antes de llegar en empresas de su país de origen, por lo que la cifra siempre es más abultada que la del Banco de España al incluir costes que no revierten realmente en la economía española. Cada año hay una diferencia milmillonaria entre lo que gastan los turistas y lo que la economía española realmente ingresa.

En paralelo, los pagos en esa balanza de pagos (lo que los españoles gastan durante sus viajes al extranjero) también crecen y, de hecho, en verano se superaron los niveles precovid. En julio los pagos realizados por turistas españoles en otros países fueron de 3.100 millones de euros, frente a los 3.000 millones del mismo mes de 2019. Entre enero y julio, los pagos ascendieron a 10.000 millones, frente a los 12.600 millones del último año precovid.

Un año casi récord

A la espera de que se confirme que la reactivación del sector mantiene su fortaleza después del verano, entre las amenazas de la incertidumbre sobre la evolución macro y el golpe de la inflación, las previsiones del sector apuntan a que en el conjunto del año España no alcanzará, pero rozará, los niveles prepandemia de ingresos por turismo.

Noticias relacionadas

Según las estimaciones de Exceltur, el lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país (como Meliá, NH, Iberia, Globalia, Riu o Amadeus), España alcanzará unos ingresos por turismo de 70.022 millones de euros en todo el año, más que duplicando los 28.900 millones registrados en un 2021 con el sector aún muy a medio gas por los efectos de la pandemia y casi alcanzando el récord de 71.200 millones de 2019.

España acumulaba nueve años consecutivos de récords de ingresos por turismo hasta que la pandemia cortó en seco la progresión. Según los registros de la balanza de pagos, en 2019 se alcanzó un máximo histórico de 71.202 millones de euros de ingresos por turismo. En 2020, con gran parte del año de parón turístico total por las restricciones a los viajes internacionales, esos ingresos se desplomaron hasta sólo los 16.177 millones, con un hundimiento de más del 77% y con el dato más bajo en casi tres décadas (en concreto, desde 1993). El año pasado, los viajeros internacionales que visitar el país inyectaron a la economía nacional 28.900 millones de euros, aún un 60% por debajo de los niveles previos al covid y siguió en niveles de finales de los noventa.