ENTREVISTA A LA MINISTRA

María Jesús Montero: "Había que frenar el contagio en la eliminación del impuesto de patrimonio"

La titular de Hacienda reta a la presidenta de Madrid a llevar al Constitucional el nuevo 'impuesto de solidaridad'

ALBA VIGARAY / MÒNICA TUDELA

15
Se lee en minutos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, recibe a El Periódico de España un día después de haber presentado un acuerdo con Unidas Podemos para la aprobación de un paquete de medidas fiscales que, por un lado bajan los impuestos en alrededor de 1.900 millones a trabajadores, autónomos y pymes. Y por otro, los suben en unos 5.650 millones a patrimonios, rentas de capital y grupos consolidados. Con el nuevo impuesto de solidaridad, de carácter estatal, el Gobierno ha intentado evitar el contagio de la eliminación del impuesto de patrimonio desde Madrid y Andalucía al resto de comunidades. 

El conjunto de medidas parece coherente con lo que PSOE y UP pactaron en el acuerdo de coalición pero en los últimos días ha quedado una imagen de atropello y de confusión. Ha quedado la idea de que el Gobierno iba a salto de mata tras los anuncios de Andalucía y de Valencia y de que tenían miedo a no poder parar una carrera fiscal a la baja en las comunidades. 

En este paquete de medidas fiscales se viene trabajando prácticamente desde el verano, después del anuncio del presidente de los nuevos impuestos a las energéticas y a la banca. ¡Que me digan quién es el que puede improvisar un paquete como este, porque lo ficho! Esto es un trabajo que se viene desarrollando, desde el momento en que vimos que se prorrogaba la situación de Ucrania y que necesitábamos mayor capacidad recaudatoria para poder financiar los 30.000 millones de gasto adicional que ya hemos tenido con las medidas adoptadas.

Yo diría que lo que atraviesa al modelo fiscal son dos claves: una, que tiene que ver con combatir la desigualdad. Y en segundo lugar, tenemos que preservar el Estado del Bienestar. Estamos pidiendo un esfuerzo mayor, en algún caso temporal, a aquellos que tienen más capacidad económica para ayudar a los que tienen menos. 

"Cuando más se necesita del apoyo del sector público a los colectivos más vulnerables, el PP practica una política fiscal de protección de las élites"

El nuevo ‘impuesto de solidaridad’, más que un impuesto sobre grandes fortunas parece un mecanismo para forzar una tributación mínima en el impuesto de patrimonio de comunidades como Madrid o Andalucía, donde ya no existe. 

Nosotros llevábamos trabajando en el impuesto de solidaridad desde hacía varios meses de forma importante. Pocos días antes de dar a conocer nuestras medidas se anunció la eliminación del Impuesto de Patrimonio en Andalucía, una medida, desde mi punto de vista, absolutamente desacertada e inoportuna. En un momento como este, cuando más se necesita del apoyo del sector público en los colectivos más vulnerables, el PP practica una política fiscal de protección de las élites y se elimina un impuesto que afectaba a unos 18.000 andaluces y que tenía una recaudación de unos 120 millones de euros. Madrid tiene capacidad de bajar los tributos sin que haya una hecatombe en su financiación, por efecto de la capitalidad. Otras comunidades, como Andalucía, intentan competir fiscalmente con Madrid, cosa que no tiene ningún sentido. 

De lo que se trata [con el impuesto de solidaridad] es de que no haya un efecto contagio en la eliminación del impuesto sobre el patrimonio. Porque hay comunidades que protestan y dicen ‘oiga, cómo puede usted pedir un mayor volumen de recursos, que se lo pagan en el conjunto de los ciudadanos, cuando en su competencia usted practica el populismo fiscal, y prefiere apuntarse un tanto teóricamente electoralmente, pero después le pide a papá Estado más dinero’. Populismo fiscal, vaciamiento fiscal, llámelo como quiera, pero esa carrera a la baja de comunidades autónomas no tiene sentido. Habrá que debatirlo cuando se discuta el modelo de financiación autonómica. Mientras tanto, lo que hemos hecho es poner en marcha un tributo que evita la doble imposición, pues permite descontar de él la cuota que se esté pagando en cada comunidad autónoma del impuesto sobre el patrimonio.

El objetivo final no parece ser gravar las fortunas más altas –que ya lo están allí donde existe el impuesto de patrimonio- sino aplicar un mínimo allí donde no existe este tributo. 

Parece razonable pedir una mayor contribución a quienes tienen patrimonio por encima de los 3 millones. Por regla general, en las comunidades donde el impuesto de patrimonio existe y está intacto, no va a haber ningún tipo de contribución añadida para sus contribuyentes. Y evidentemente, en las comunidades autónomas donde se ha eliminado el impuesto, sí va a haber contribución añadida. Pero el objetivo del Gobierno no es poner donde no hay. El Gobierno no va contra nadie ni a favor de nadie. Es simple y llanamente por justicia fiscal. 

"Por regla general, en las comunidades donde el impuesto de patrimonio existe y está intacto, no va a haber ningún tipo de contribución añadida para sus contribuyentes"

El presidente extremeño, Fernández Vara, ha dicho que observará con una sonrisa cuando en la nueva financiación autonómica las comunidades que han bajado impuestos, como Valencia, empiecen a pedir más dinero ¿Tendrá usted esa misma sonrisa? 

El señor Fernández Vara dice algo que es de absoluto sentido común y que con otras palabras también lo he dicho yo. Y que tiene que ver con cómo es posible que un país como España esté en los titulares protagonizando situaciones de bajadas fiscales en las comunidades autónomas, cuando le estamos pidiendo a Europa 140.000 millones de euros. Difícil de explicar porque, entre otras razones, uno de los compromisos europeos de este país es ir progresivamente reduciendo la brecha fiscal que tiene con el conjunto de Europa. 

Lo llamativo es que también ha sido una comunidad socialista, la Comunidad Valenciana de Ximo Puig, quien ha promovido una rebaja fiscal

Todos los gobiernos socialistas estamos de acuerdo en una cosa: proteger las rentas bajas y proteger el principal colchón que tienen las rentas bajas, que es el estado de bienestar. Y eso es loable. El problema es el instrumento. Y si se utiliza la deflactación de la tarifa [rebaja de los tramos de la tarifa para compensar la inflación] eso provoca una bajada fiscal para todas las rentas, no solo para las bajas. Yo le voy a poner un ejemplo: con la deflactación del IRPF, una renta de 18.000 €, puede tener una bajada fiscal de en torno a 30 €; con la bajada que ha acordado el Gobierno de España la rebaja es de 740€. La rebaja promedio para los salarios por debajo de 21.000 euros sera de 400€, que es una cantidad importante para esa familia. Sin embargo, con la deflactación de la tarifa el ahorro promedio baja a 40€. 

Pero el Gobierno valenciano explica que su rebaja del IRPF no consiste en deflactar la tarifa sino en crear una nueva que permite bajar los impuestos para tramos hasta 60.000 euros y que los superiores sigan pagando lo mismo.

Pues entonces perfecto. Entonces es un problema de los titulares de prensa que han dicho que el señor Puig ha hecho lo mismo que propone el PP. Si el señor Puig no está haciendo lo mismo que va a hacer la señora Díaz Ayuso, perfecto. 

"¿Cómo es posible las comunidades autónomas estén bajando impuestos cuando le estamos pidiendo a Europa 140.000 millones de euros?"

Madrid ha avanzado que llevará al Constitucional el nuevo impuesto de solidaridad, por invadir las competencias autonómicas y recentralizar la imposición sobre patrimonio.

La señora Díaz Ayuso permanentemente traslada que lo va a llevar todo a los tribunales. Que lo haga, que lo haga. No se puede pretender que las competencias que tiene que ejercer el Gobierno de España se puedan hacer desde la Comunidad de Madrid. No es correcto.

¿Podrá suceder en 2023 que los patrimonios madrileños de más de tres millones tributen y que lo hagan a favor de las arcas del Estado, y no de la autonómica? 

Eso dependerá de lo que haga la Comunidad de Madrid, pero pudiera ocurrir que patrimonios que en este momento no tributan en Madrid, tengan que hacer durante dos años un esfuerzo adicional y que tributen ante el Gobierno de España. 

¿Están totalmente seguros de que no hay riesgos de inconstitucionalidad en el nuevo impuesto?

Totalmente. En materia fiscal no se improvisa. Todo está muy pensado y nosotros no vamos contra nadie ni vamos al albur de nadie. Consideramos que en este momento los patrimonios por encima de tres millones de euros tienen que hacer un esfuerzo adicional. Hay en algunas comunidades donde ya lo están haciendo y por tanto no tienen que pagar más. Pero aquellos que no lo están haciendo, que lo hagan. Pero no porque vayamos contra nadie ni contra ninguna comunidad. Un Gobierno como el de España no puede estar legislando para hacer frente a nadie, como sí parece que lo hace permanentemente el Gobierno de Madrid o el Gobierno de Andalucía. Que toda su política consiste en confrontar por confrontar.

Nosotros hemos planteado un paquete coherente. ¿Es que alguien diría acaso que no comparte este paquete de medidas fiscales de verdad? Porque yo he escuchado el jueves a Feijóo decir que era insuficiente. Y el señor Juan Bravo [responsable de Economía del PP] dijo que se lo habíamos copiado. Y además dijo: "Si la bajada de impuestos para salarios hasta 21.000 euros va en la misma norma que el impuesto a la solidaridad no lo votaremos".

¿Parece lógico que el 50% de los trabajadores, a los que beneficia nuestra rebaja fiscal, tengan que estar pendiente de que se protejan a las élites? Según las palabras del señor Bravo, sí. En nuestro caso, cada español puede citar dos o tres medidas aprobados por este Gobierno que les beneficien directamente, ya sea la rebaja de los caburantes, el IVA de la luz o el ingreso mínimo vital. Eso es lo que significa gobernar para la mayoría.

¿Qué plazos prevén para la tramitación de la iniciativa legislativa del Impuesto sobre Solidaridad? Podría ser incorporado en el proyecto de ley que regula los nuevos impuestos sobre la energía y la banca?

Podría serlo. Veremos en qué iniciativa legislativa es mejor incorporar esta propuesta. El objetivo es que todas estas medidas estén en vigor el 1 de enero.

¿En el actual contexto de subidas de los tipos de interés, prevén alguna medida presupuestaria de apoyo a las familias hipotecadas?

Estamos trabajando con las entidades financieras para ver si en el marco de su código ético se pueden mejorar las medidas a favor de los ciudadanos, pero no en los Presupuestos. 

Serán los últimos presupuestos de la legislatura. Ya han pactado el bloque de los ingresos. En el de los gastos, ¿cómo piensan cumplir el compromiso de Sánchez de un mayor gasto en Defensa

Tengo que ser prudente. No voy a decir ninguna de las medidas que se podrán contemplar en los Presupuestos sin que esté cerrado el acuerdo. Lo único que le voy a transmitir es que los compromisos del presidente se cumplen. Y con eso creo que dejo claro que si el presidente anuncia que tiene que haber de forma progresiva un incremento en el gasto en seguridad, habrá un incremento del gasto en seguridad.

¿Hay margen para mejorar el seguro de desempleo o para introducir una prestación por crianza de hijos, como exige Unidas Podemos? 

Les insisto, voy a ser prudente. 

¿Será la negociación de estos presupuestos el ‘canto del cisne’ en la relación entre PSOE y Unidad Podemos antes de que cada socio de coalición vaya por su lado en el año electoral de 2023? 

Yo diría que no. El Presupuesto es muy importante para que el año que viene tengamos unas cuentas públicas que nos permitan seguir haciendo frente a la crisis derivada de la invasión de Ucrania y otras cuestiones. Puede haber medidas que den continuidad a las que se han aprobado con motivo de la guerra en Ucrania y que irán en decretos ley que se tengan que aprobar en noviembre y en el mes de diciembre. No decidiremos sobre la posible prórroga de la rebaja del IVA de la luz y del gas o de otras medidas, como los 20 céntimos por litro de carburante, hasta que llegue el momento cercano a que esas medidas caduquen.

Además, nos queda mucho por seguir haciendo en el año que viene. El año 2023 es muy importante a efectos legislativo de muchos de los compromisos que tenemos con Europa en mucha materia, en muchas medidas distintas y por tanto, tendremos que seguir hablando, tendremos que seguir debatiendo.

En la negociación sobre los sueldos de funcionarios y empleados públicos, los sindicatos esperan mejoras adicionales en la cláusula de revisión salarial, vinculada a la inflación. 

La propuesta retributiva que el Gobierno de España está poniendo en la mesa para esa negociación sindical es muy razonable. Y se tendrá que complementar con medidas no retributivas en otras cuestiones que se está negociando con las organizaciones sindicales y hasta ahí puedo leer. El paquete de la negociación sindical lo vamos a conocer en los próximos días, más allá de que independientemente de que esa negociación llegue a buen puerto y espero que sí. 

ERC ha puesto sobre la mesa la reforma de los delitos de sedición y rebelión para aprobar el Presupuesto, ¿lo van a aceptar?, ¿les preocupa la ruptura en el Govern? 

El Gobierno lo que quiere es que haya estabilidad en todas partes. Pero sí diría que para nosotros es muy importante seguir manteniendo las vías de diálogo. Creemos que ha dado fruto, que han sido bueno para Cataluña la conformación de los diferentes presupuestos. 

¿Quiere decir que el PSC puede apoyar el Presupuesto de la Generalitat y a cambio ERC, el del Gobierno? 

No, yo no hablo de lo que el PSC va a hacer. Cuando negociamos, no incluimos cuestiones distintas a las presupuestarias. Espero que Esquerra actúe con la responsabilidad de otras veces, más allá de que la pretensión sobre otras legislaciones, que ustedes conocen y que para mí es absolutamente respetable.

Hemos conocido estos días que han cenado juntos Yolanda Díaz y Alberto Núñez Feijóo, ¿tiene previsto también cenar con él?

Ahora mismo no la tengo en mi agenda.  

Díaz y Feijóo hablaron sobre la rebaja del IVA a los alimentos básicos y a los productos para celíacos, en la que los dos están de acuerdo. ¿El Gobierno se plantea aprobarlo?

El paquete fiscal que el Gobierno tiene previsto desarrollar ya lo ha presentado y lo único que queda pendiente es ver, si cuando se aproxime el fin de medidas extraordinarias, como la rebaja del IVA de la luz y del gas, hay que prorrogar.

¿Y los 20 céntimos de la gasolina? Es una medida que ha recibido críticas de organismos como el Fondo Monetario y el precio de los carburantes se acerca a niveles preguerra...

Es que es prematuro todavía saber cuál va a ser el precio del barril a lo largo de los próximos meses y por tanto, cuál va a ser el precio de los combustibles. Pero estamos asistiendo a una bajada que vemos con buenos ojos y en el mes de noviembre o diciembre podremos tomar la decisión. 

El comisario de Justicia está de visita estos días en España. Ha pedido renovar el Consejo General del Poder Judicial e inmediatamente cambiar el modelo de elección de los jueces. 

Yo creo que hemos sido muy pedagógicos. El Poder Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial tienen que emanar de la única fuente democrática que tiene nuestro país, que es el pueblo, y por tanto, de la representación legítima que se establece en el Congreso de los Diputados.

Pero Bruselas nos está pidiendo otra cosa.

No, yo no diría que Bruselas está pidiendo otra cosa. Si alguien quiere decir que a los jueces los ponen los políticos, mienten y lo saben que mienten. 

¿Entonces, no está de acuerdo con que la Justicia está politizada?

Qué quiere decir el PP, ¿que el actual Consejo General del Poder Judicial está politizado? ¿Que responde a otros intereses que no sea el del gobierno de la justicia? Es que yo creo que hay algunos que no se dan cuenta de lo que dicen. Y supeditar el cambio de la designación de los miembros del CGPJ a que sean los jueces quienes lo elijan, es renegar del principio constitucional sin despeinarse.

Y ¿porqué viene el comisario a decir que cambiemos el modelo?

Bueno, yo no lo sé. Yo creo que cada uno interpreta las palabras del comisario de forma distinta. Es una vergüenza lo que está haciendo el PP respecto a la renovación del CGPJ y nos está costando también reputación en Europa.

Como vicesecretaria general del PSOE, ¿qué perfil debe tener el candidato a la Alcaldía de Madrid? ¿Muy del partido o profesional?

Usted mismo lo dice, puede ser un perfil de un tipo, puede ser un perfil de otro tipo y quien lo va a decidir y quien tiene más capacidad de acierto son los socialistas del Partido Socialista en Madrid, en unas primarias. 

¿Notan ya en las encuestas que Feijóo se resiente de los intentos del PSOE y del Gobierno por 'desmontarlo'?

Creo que es obvio que existe en estos momentos un recorte de la expectativa que los ciudadanos tuvieron del cambio en el PP, una vez que van conociendo al señor Feijóo. A nosotros nos interesa que cuanto más se exprese, mejor. Es un presunto liderazgo que se ha demostrado bastante azucarillo y poco solvente en materias tan importantes como la económica, la fiscalidad o la lucha contra la corrupción. Cuanto más debates protagonice el señor Feijóo con el señor Sánchez, mejor para las expectativas del Partido Socialista. 

Noticias relacionadas

Tiene Feijóo algún amigo en el PSOE, se lo decimos por Emiliano García Page, que no lo ve tan insolvente. 

Bueno, amigos tiene uno en todas las formaciones políticas y eso no quita ni pone el que a cada uno se nos mida por lo que hacemos. Y hasta la fecha, el señor Feijóo no ha contribuido a la gobernabilidad de este país.