CONGRESO CEDE

Fainé defiende que los empresarios "no son el enemigo a batir" sino "parte de la solución"

El presidente de la Fundación La Caixa y CEDE pide un sistema tributario "estimulante, eficiente y equitativo en toda España"

El presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé, junto al Rey, en el XXI congreso de CEDE, en Bilbao.

El presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé, junto al Rey, en el XXI congreso de CEDE, en Bilbao. / EFE

2
Se lee en minutos

Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), ha defendido este jueves el papel del sector privado en la sociedad. "Las empresas no son el enemigo a batir de la economía española, por lo tanto no son el problema; ciertamente no son la única solución, pero podemos decir sin lugar a dudas que son parte de la solución", ha defendido durante su intervención en el XXI congreso de la asociación de directivos, celebrada en Bilbao. El "compromiso social" de las empresas del país, ha continuado, es "amplio, profundo, firme y duradero".

En esta línea, el ejecutivo catalán ha pedido facilitar la colaboración público-privada en un clima de "confianza". Por ello, ha reclamado "diálogo" en ámbitos como el pacto de rentas y la definición de unos marcos regulatorios sectoriales que den "seguridad jurídica" a los inversores. También para "diseñar un sistema tributario que sea a la vez estimulante, eficiente y equitativo en toda España, no únicamente en algunas autonomías". 

Son necesarias, ha añadido Fainé, "políticas públicas que sean acertadas, ambiciosas y decididas en todos los niveles de la administración" para que los empresarios "no pierdan la confianza, sino que redoblen su compromiso con la creación de empleo y con el crecimiento de la riqueza del país". Así, ha asegurado, se facilitará que el "bache" económico sea lo más "suave y corto" posible. 

Medicina acertada

El ejecutivo también ha avalado las subidas de tipos de interés con que los bancos centrales tratan de contener la espiral inflacionista con el reto de evitar al tiempo una recesión. "No podemos estar seguros de que la Reserva Federal y el BCE lo conseguirán, pero yo estoy convencido de que sí. La medicina monetaria, por amarga que sea, está siendo la correcta", ha defendido. 

"Los retos globales que tenemos por delante son de tal magnitud que difícilmente puede exagerarse su importancia. Pero no tengo ninguna duda de que los empresarios y directivos somos plenamente conscientes de los enormes desafíos que se nos presentan en este nuevo mundo y de la necesidad que tenemos cada vez más de contar con unos directivos con coraje, con ese instinto imprescindible para hacer frente a los cambios de entorno, y con las habilidades adecuadas para saber gestionar aún mejor", ha defendido. 

Retos sociales

En el mismo congreso, el Rey ha hecho un llamado a los ejecutivos de las empresas. "En estos momentos, es evidente que el afán y las responsabilidades de los directivos no pueden reducirse únicamente a la capacidad emprendedora, ni a la competitividad gerencial. Ahora también es imprescindible una orientación hacia la búsqueda de soluciones operativas ante tanta fragilidad, fracturas sociales y ausencia de escenarios ciertos".

Precisamente, el presidente de Agbar, Ángel Simón, ha advertido de que la desigualdad es el "primer problema" que tiene la sociedad y es necesario hacerle frente con medidas "estructurales, empresariales y también con compromisos personales". Y el de la Cámara de España, José Luis Bonet, ha afirmado que el país tiene las "condiciones para dar un nuevo salto de progreso y, por tanto, de bienestar de los españoles" si toma las medidas adecuadas.

Retos bancarios

Desde el sector financiero, el presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha apuntado que la banca se enfrenta a cuatro retos: lograr una rentabilidad superior a la que le exigen los inversores ("la normalización de tipos contribuirá, pero no será suficiente"); adecuarse a los cambios de hábitos de los clientes sin abandonar a quienes no eligen vías digitales; gestionar el "talento, algo cada vez más complejo"; y comunicar a la sociedad "de forma más eficaz el decisivo papel del sector financiero para el bienestar de los ciudadanos". 

En la misma línea se ha pronunciado su homólogo de KutxaBank, Gregorio Villalabeitia, quien también ha destacado que "ninguna de las entidades actualmente operantes en el mercado fueron rescatadas, más bien contribuyeron al rescate" de las que cayeron en la anterior crisis.

Noticias relacionadas