MANIFESTACIÓN EN MADRID

CCOO y UGT pasan a la ofensiva para forzar a las empresas a subir salarios y anuncian movilizaciones

Los sindicatos activan su calendario de movilizaciones y convocan una gran manifestación en Madrid el próximo 7 de noviembre

CCOO y UGT pasan a la ofensiva para forzar a las empresas a subir salarios y anuncian movilizaciones
2
Se lee en minutos

Los sindicatos dan por terminada la fase de los parlamentos con la patronal y pasan a la ofensiva ante la crisis de precios. CCOO y UGT han convocado una gran manifestación en Madrid el próximo 3 de noviembre para forzar a la CEOE a asumir mayores incrementos salariales. Como previa habrá concentraciones en las empresas y ante las sedes patronales de las principales ciudades del país el próximo 7 de octubre, coincidiendo con una jornada de protestas en toda Europa coordinada desde las confederaciones sindicales contra el encarecimiento de la vida.

Las centrales inician así un calendario de movilizaciones que se moverá por sectores y que aspira a romper o amortiguar la pérdida de poder adquisitivo que arrastran la mayoría de los trabajadores.

"Las empresas tienen margen suficiente para poder negociar los convenios al alza. Las familias no pueden mantener la situación en la que estamos", ha declarado el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, este miércoles en rueda de prensa.

De momento, la inflación, si bien también afecta a los balances de la mayoría de las empresas, se está cebando con el poder de compra de los trabajadores. Los precios han subido casi 10 veces más que los sueldos durante la primera mitad de este año. "Este país no puede volver a salir de esta crisis con devaluaciones salariales. No se lo puede permitir", ha declarado el secretario general de CCOO, Unai Sordo.

Las centrales consideran que la CEOE no se sentará a la mesa para negociar si no se ve forzada a ello. "Llevan en el 'no' desde el primer día", les ha acusado Álvarez. Tildan de "tacañería" las cifras que actualmente están poniendo encima de la mesa de la mayoría de convenios, especialmente en aquellos sectores donde hay menos organización sindical. Y alertan de que las perspectivas de crecimiento para los próximos años puede verse truncada si el consumo interno se desploma, lastrado por la actual pérdida de poder adquisitivo de los salarios.

Los sindicatos exigirán más que en mayo

La primera propuesta de los sindicatos cuando rompieron negociaciones con patronal en mayo fue del 3,5% este año, del 2,5% en 2023 y del 2% en 2024. Aunque siempre con cláusula de revisión salarial, es decir, que a final de año la cifra final de subida tenía que ser la del IPC. Una cláusula rechazada frontalmente por parte de los empresarios, dado el previsible incremento de costes laborales que ello le implicaría si la inflación acaba cerrando en el 8%, tal como prevén los economistas de Funcas.

Noticias relacionadas

Ahora las centrales exigen a la patronal que vuelva a sentarse a la mesa, aunque adelantan que exigirán condiciones diferentes. Sordo y Álvarez han rehuido dar cifras concretas este miércoles en rueda de prensa, si bien han insinuado referencias a la inflación subyacente, que en agosto -últimos datos disponibles del INE- es del 6,4%. De momento quien ha movido fecha, en otras esferas, es el Gobierno, que inicia este miércoles las negociaciones para subirle el sueldo a 3,4 millones de empleados públicos y les ofrece un 3,5% para el 2023. 

La situación interna de la CEOE no ayuda a una entente ni con los sindicatos, ni con el Gobierno. El próximo 23 de noviembre los asociados de la patronal elegirán a su nuevo presidente y el actual, Antonio Garamendi, aspira a revalidar el cargo. De momento no hay públicamente un candidato alternativo, si bien existe malestar entre determinadas organizaciones con peso dentro de la confederación patronal con la gestión de Garamendi. Lo que amenaza con arrastrar al actual líder a posiciones más conservadoras hasta los comicios para evitar fracturas internas.