Energía

La calculadora para que no te la cuelen en la factura de la luz

Lybandi ha desarrollado una calculadora gratuita para que todos los consumidores de electricidad pueden comprobar, tras el cambio, que los nuevos precios de sus facturas no son erróneos y así evitar sobrecostes

La calculadora para que no te la cuelen en la factura de la luz
3
Se lee en minutos
Lidia Álvarez Vellido

Los consumidores ven como cada día se registran nuevos récords en el precio de la luz . Hay que tener en cuenta que el encarecimiento de la electricidad no solo se traslada al recibo de los hogares, también al de los negocios con locales físicos y que usan aparatos eléctricos como parte de su actividad. Todo ello unido a cambios regulatorios y a nueva terminología han generado un escenario de caos para los consumidores.

Desde la completa liberalización del sector, hace cerca de 20 años, nunca se había producido un cisne negro como el que estamos viviendo con estos precios”, opina Jesús Ruiz, fundador de Lybandi, acerca de la situación actual con los precios de la luz.

Si estas subidas desorbitadas no eran suficientes, hace unos meses la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) detectó que algunas comercializadoras habían inflado el coste con la nueva factura eléctrica por tramos horarios, que entró en vigor el 1 de junio. El órgano regulador estima que el 60% de las facturas emitidas están mal, con incrementos de hasta un 30%.

Desde la plataforma de opiniones sobre las empresas de luz, agua y telefonía explican que el consumidor, en su día, firmó un contrato de suministro de electricidad con un cierto número de precios para la energía. Uno o dos para los de tipo domésticos y pequeños comercios, tres precios para las pymes y seis precios para los grandes consumidores. En cambio, con la nueva metodología en vigor, los consumidores domésticos y pequeños comercios pasan a tener 3 precios, las pymes 6 precios, y los grandes consumidores continúan con 6, pero distintos a los anteriores.

En cuanto a la potencia, el término fijo de la factura, el número de precios y sus valores también han sufrido modificaciones con la entrada en vigor de la nueva metodología, por lo que también habría que comprobar que sean correctos los que se incluyan en las facturas. 

“Con estos antecedentes hemos decidido crear una calculadora que ayude a los consumidores a poder ver si están o no en el grupo de afectados que les facturan de más”, explica el fundador de Lybandi, desde donde añaden que los cálculos para la conversión de los precios son “muy complejos y si no se hacen adecuadamente el consumidor pagará más en su factura de electricidad”. 

Todos los usuarios registrados en la web Lybandi podrán, gratuitamente, calcular la conversión de precios de la vieja a la nueva metodología tanto para el término de la energía como para el de la potencia. La calculadora funciona para todo tipo de consumidores, sean domésticos, pequeño comercio, pymes, gran industria, Ayuntamientos…

“Los precios calculados son totalmente personalizados para cada instalación y tienen una gran precisión, aquí no hay corta y pega que valga”, señalan desde Lybandi y añaden que “cualquier usuario sin conocimientos técnicos, puede usar la calculadora y comprobar los precios su nueva factura, introduciendo tres datos básicos que se obtienen de su última factura anterior al cambio, es decir, la emitida en mayo de 2021”. 

En este sentido, Ruiz aclara que es el incremento del importe de la factura no es debido únicamente a la escalada de precios Spot (50-60% del importe de la factura), sino que se han subido los peajes regulados, ajenos a las eléctricas, (50-40% del importe de la factura) de forma muy significativa y que igualmente lastran el importe de la factura final.

“Hay que puntualizar que está subida afecta a aquellos consumidores cuyo precio está vinculado al precio Spot; aquellos consumidores que tengan firmado precios fijos o referenciados a otro mercado no deberían de acusar subida alguna”, añade el experto y recomienda a las familias adecuar las potencias a la nueva metodología para conseguir una fuente de ahorro en la factura eléctrica. 

En el caso de pymes y consumidores industriales “sería interesante buscar alternativas en fijar precios a otros mercados”, añade Ruiz, como el de futuros con OMIP o acuerdos con generadores.

Noticias relacionadas