MISCELÁNEA

He venido a hablar de mi libro: Eduardo Bravo

El escritor y periodista acaba de publicar 'Cecilia 2. La historia del disco que no pudo ser', en el que aborda la grabación del segundo álbum de la artista

El escritor y periodista Eduardo Bravo.

El escritor y periodista Eduardo Bravo. / Jordi Otix

Eduardo Bravo

Además de escritor, soy redactor freelance en diferentes medios, lo que me obliga a ser receptivo a todo tipo de ofertas laborales. Recientemente me propusieron escribir un reportaje "al estilo del nuevo periodismo estadounidense". Tras detallarme el tema, la persona responsable de la publicación me explicó que, tal y como ella lo veía, el texto "debería comenzar con una descripción de un galpón repleto de conservas". Si antes de recabar cualquier información alguien sabe cómo va a empezar un artículo, mejor echarse a un lado.

Nunca he asistido a talleres para aprender a escribir. No digo que no lo necesite, solo que no los he frecuentado y, tal vez sea un prejuicio, pero no sé hasta qué punto resultan eficaces. Si alguien me pregunta cómo se escribe un libro o un artículo, y eso que llevo unos cuantos, la respuesta es: no sé. Según mi experiencia, los libros salen o no salen. Sin ser yo amigo de fenómenos esotéricos, entre otras cosas porque sé que los libros no surgen por arte de magia sino fruto de mucho trabajo, a día de hoy, todavía no sé cómo ha salido Cecilia 2. La historia del disco que no pudo ser.

Después de meses de investigación en hemerotecas, bibliotecas públicas y entrevistar a diferentes personas, no fui capaz de escribir ni una sola línea. Pasaban las fechas claves en el mundo editorial como Navidad o la Feria del libro y nada. Tal vez la causa de ese bloqueo fuera miedo o exceso de responsabilidad. Antes de empezar el proyecto, había hablado con la familia de Evangelina Sobredo, nombre real de Cecilia, para informarles de mi intención de escribir sobre ella. Si bien se mostraron de acuerdo, me pidieron que fuera extremadamente respetuoso con la figura de la artista. Un compromiso que había que hacer compatible con hechos un tanto delicados que formaban parte de la historia del disco.

Entre ello se encontraba, por ejemplo, la censura de Un millón de muertos, canción que que, por sus evidentes referencias a la guerra civil, tuvo que ser retitulada Un millón de sueños, fue declarada no radiable y provocó que Evangelina fuera procesada judicialmente. Tampoco podía obviarse que el disco iba titularse Me quedaré soltera y que llevaría en su portada una imagen de Cecilia con tripa de embarazada firmada por Pablo Pérez Mínguez. Aunque la fotografía se llegó a realizar, CBS consideró que semejante imagen en 1973 era una temeridad y se negó en rotundo. En consecuencia, el disco se llamó Cecilia 2, la portada tuvo una hermosa pero anodina foto de Ontañón y tanto artista como compañía se desencantaron de un LP que, a pesar de ser el mejor la cantautora, fue un fracaso de ventas.

De hecho, medio siglo después de su publicación, la fotografía que Cecilia quiso para la portada no ha podido ser incluida en el libro por deseo de la familia. Una decisión que, sin planearlo, acabó poniendo punto final a un texto en el que los capítulos se suceden con un asombroso ritmo sin que, hasta el momento, sepa cómo he sido capaz de semejante hazaña. Lo único que recuerdo es que, al acabar el manuscrito, se lo entregué a Manu Guedán, editor de Lengua de trapo y Círculo de Bellas Artes, con el convencimiento de que el libro era así. Ni le faltaba ni le sobraba nada. Que ya es mucho. Que no es poco.

'Cecilia 2. La historia del disco que no pudo ser'

Eduardo Bravo

Lengua de Trapo

96 páginas

16,50 euros