PERFIL

Sabina Urraca: un monstruo vive en ti

La actual editora invitada de Caballo de Troya es autora de las novelas 'Las niñas prodigio' y 'Soñó con la chica que robaba un caballo'

La escritora y editora Sabina Urraca

La escritora y editora Sabina Urraca / Laura C. Vela

2
Se lee en minutos

Cuando, a los 18 años, Sabina Urraca (San Sebastián, 1984) llegó a Madrid desde Tenerife, ciudad en la que creció, le sorprendió el desconocimiento que los peninsulares teníamos de la realidad insular. Por eso, cada vez que se emborrachaba, en las noches en las que se dedicaba a zascandilear, se inventaba cuentos sobre Canarias, cosas disparatadas como que en el archipiélago no había coches. La carrera de Periodismo hizo que terminara trabajando en publicidad y televisión, sectores en los que se bregó creativamente.

"Yo escribo desde pequeña, siempre. Mi escritura vivía encerrada en mí. Yo lo vivía en soledad", recuerda. En esa época, empezó a practicar una suerte de "periodismo inmersivo", según sus palabras, en medios como Vice. Hasta que las redes sociales, entonces incipientes, le permitieron dar el salto, que su escritura saliera de su interior. "Me di cuenta de que podía tener lectores. Escribía cosas largas en Facebook y luego volvía a ellas, las editaba. Las redes sociales me han enseñado mucho a escribir. Me encanta hacerlo por la calle".

La propuesta de César Sánchez, editor de Fulgencio Pimentel, para que publicara un libro de artículos hizo que recuperara una antigua idea para una novela. Era una historia que se le ocurrió durante un taller de La Casa Encendida y que dejó de escribir a raíz de la muerte de Félix Romeo (1968-2011), pues se sintió huérfana, sin amigo ni editor. "A César le gustó la idea y cerramos el acuerdo. Fue un acompañamiento emocional, que es lo que yo hago ahora con algunas de mis autoras –es la actual editora invitada de Caballo de Troya–. En primeras novelas, sobre todo, eso es muy bonito".

FRAGILIDAD

La recepción de Las niñas prodigio (2017) fue magnífica y entusiasta por parte de la crítica y de los lectores. "Cuando se publicó, me sentí súper abrazada. Aunque es imposible dejar de escribir, es una compulsión, dudo mucho de lo que escribo. Yo soy frágil, dependo mucho de la gente. Mi mayor miedo era tener que volver a la oficina".

Noticias relacionadas

Pero no tuvo que hacerlo. Descubrió, además, los talleres de escritura, algo que le gustaba mucho y se le daba bien. Al poco tiempo, el sello Barrett le pidió que fuera Editora por un libro y se decidió por Andrea Abreu. "La conocía porque me entrevistó para Tentaciones y por su cumpleaños le regalaron un taller mío". Panza de burro (2020) se convirtió en un fenómeno editorial, y ella siguió editando, enseñando y escribiendo, tres gerundios para un mismo oficio no exento de sinsabores.

Si con su debut le colocaron, sin justificación alguna más allá de las modas y modos del momento, la etiqueta de la autoficción, con el segundo libro, Soñó con la chica que robaba un caballo (Lengua de Trapo, 2021), "fue todavía más doloroso, un disparate". Tal vez con su siguiente novela, en la que ya está trabajando, consiga que, por fin, la lean como la escritora que es, alguien que disfruta inventando y en cuyas historias está siempre presente la monstruosidad humana.

'Soñó con la chica que robaba un caballo'

Sabina Urraca

Lengua de Trapo

110 páginas

13,85 euros