CRÍTICA

'El fin de la novela de amor', de Vivian Gornick: el amor no nos salvará

Sexto Piso publica 'El fin de la novela de amor', donde la estadounidense, de forma magnífica y a partir de una tradición feminista y racionalista, nos dice que este sentimiento ya no es lo que hace girar el mundo

La escritora estadounidense Vivian Gornick

La escritora estadounidense Vivian Gornick / EPE

3
Se lee en minutos
Javier García Recio

Cincuenta años de una vida dedicada a contemplar la vida y a sus semejantes desde el balcón singular del periodismo y la escritura le han llevado a Vivian Gornick (Nueva York, 1935) a discernir con tristeza y certeza cruel que, si bien la escritura y la literatura nos sirven para comprendernos y entender nuestro papel en los tiempos que nos ha tocado vivir, por el contrario, el amor, especialmente ese amor romántico que nos vendió la literatura occidental durante los últimos decenios, no es -como creíamos- aquello sobre lo que gira el mundo y, por tanto, no nos salvará ni nos hará felices.

Escritos en 1997, los ensayos reunidos bajo el título clarividente de El fin de la novela de amor, que ahora publica en España Sexto Piso, mantienen su frescura intelectual 25 años después. En ellos, Gornick bucea de continuo en el significado de la vida y apunta con racionalidad y realismo que el amor romántico, aunque sigue siendo importante, no es el único ni el último transmisor de la verdadera felicidad, que, como el alimento o el aire, es necesario pero insuficiente.

Se trata, al fin, de ensayos inteligentes y feministas donde la autora trata de demostrar cómo el amor romántico está dejando de ser el foco central de la vida de las mujeres en la literatura y en la vida real. Y ello porque la mujer, pese a seguir cautivada por la promesa del amor, comprende que ya no le da casi nada de lo que esperaba de él.

Estilo sutil e indirecto

En su razonamiento, emplea un estilo sutil e indirecto, volviendo la vista y el pensamiento hacia figuras e hitos literarios del siglo pasado. Algunos de los personajes a los que recurre Gornick son bien conocidos: Henry James, Virginia Woolf, Willa Cather, Ernest Hemingway, Raymond Carver y Richard Ford.

En el ensayo que abre la colección, Diana of the Crossway, la obra maestra olvidada de George Meredith, vemos el retrato de una mujer apasionadamente intelectual que sabotea su romance con un político debido a la aterradora certeza de que la intimidad destruirá, en lugar de cumplir, su amor ganado con tanto esfuerzo, individualidad y autonomía.

Es en el último ensayo, El fin de la novela de amor, donde Gornick vuelca toda su reflexión central sobre el asunto. Relata que cuando era pequeña vivían en la convicción de que el amor tenía poderes transformadores. Creían en el ideal amoroso y verdadero. "Cuando el amor o el matrimonio no conseguían llevarnos a la tierra prometida, llegaba la confusión, algo había fallado, pero seguíamos creyendo en el amor".

Luego el mundo empezó a cambiar y se disipó esa expectativa. Llegaron el divorcio, la psicoterapia, el sexo libre, las drogas. "Creímos que volveríamos a enamorarnos y que entonces lo haríamos bien. Pero no fue así".

"Amamos una segunda vez y lo hicimos también mal, y una tercera y también". Creían que la solución era una nueva experiencia amorosa. Pero es un fracaso que nos lleva a otro fracaso. Hasta que al fin algunos se dan cuentan que el amor no es sobre lo que gira todo.

Irracionalidad

En Hannah Arendt y Martin Heidegger, rememora el enamoramiento de ambos; una estudiante superdotada subyugada por su brillante profesor. La adhesión al nazismo de él rompe durante años la relación. Pero pese al nazismo de Heidegger, el suyo fue un apego que perduró en el tiempo contra toda razón, entre dos personas que según las leyes sociales deberían haberse repelido. Aquí, interesa la irracionalidad; cómo pudo ella seguir queriendo a un hombre que era nazi y opuesto a todo su ideario de mujer independiente y segura.

El terreno de esta lucha, la que sostuvo Arendt y otras muchas, es el amor y el matrimonio, generalmente, y ese es el escenario que escoge y recorre Gornick en sus ensayos de El final de la novela de amor, un territorio aparentemente familiar que escudriña ella con inteligencia.

Noticias relacionadas

Como en gran parte de los escritos de Gornick, también aquí su escritura es exquisita y su mente es absolutamente perspicaz. Ella nunca exige sumisión o abandono a sus posturas e ideas, pero sus exploraciones sugerentes, su conexión íntima y poderosa con la literatura, su agudo ojo feminista no generan más que respeto y admiración. 

En definitiva, esta colección de ensayos pretende enseñar que la búsqueda del amor ha perdido su estatus como metáfora literaria central de la trascendencia y la realización, y que "hoy el amor como metáfora es un acto de nostalgia, no de revelación".

'El fin de la novela de amor'

Vivian Gornick

Traducción de Julia Osuna Aguilar

Sexto Piso

120 páginas

17,95 euros