HE VENIDO A HABLAR DE MI LIBRO

El despertar de la generación perdida

Violeta Serrano. 

Violeta Serrano.  / David Castro

La escritora Violeta Serrano desgrana las razones y los argumentos de su último libro, 'Flores en la basura'.

3
Se lee en minutos
Violeta Serrano

Una podría dejarse vencer. Rendirse. Darle la razón a los que sentencian que nos quejamos de vicio. Suelen ser quienes hace tiempo están dentro del mercado laboral y no recuerdan el frío que hacía en la calle. Los jóvenes estamos tratando de ser adultos, pero no nos sale. Es culpa nuestra, dicen. Pero no es cierto, al menos, en gran parte. Así que, privilegiados o no, conviene protestar y resistir, que no es lo mismo que quejarse. Protestar significa declarar lo propio a viva voz y, resistir. Quejarse, estamos de acuerdo, no sirve de mucho: solo para convertirse en rana y emitir ese croar monocorde que acaba irritando. Pero lo otro, desde luego, es más urgente que nunca. Si no que se lo digan a Macron, que si ha ganado las elecciones no ha sido precisamente por el voto más joven.

Escribí Flores en la basura para que nuestros alaridos se escuchen y, también, para que nos demos una bofetada y reinventemos ya nuestro presente y, desde luego, nuestro futuro. Lo hice después de mi experiencia migrante en Latinoamérica. Sí, soy una de las tantas sobrecualificadas que se fue de España después de la crisis iniciada en 2008. Tres carreras con tres premios extraordinarios por la Autónoma de Barcelona no servían de mucho cuando en 2012 la mayoría de la gente, adultos o no, tenían pánico a perder su trabajo.

Así que hice dos valijas y tomé un avión destino Buenos Aires. Se podría pensar que no era el movimiento más inteligente: la mayoría de mi generación emigró a ciudades con mejores perspectivas económicas. Pero yo quería dedicarme a lo que había estudiado y, en mi caso, era la literatura. Díganme qué país mejor entonces. Eso, en España, era una losa: el camino del funcionariado y la estabilidad pétrea era nítido pero, ¿y si querías más? Así que me fui y aquello me cambió la vida. Lo curioso es que me dio lecciones que hoy, a la vista de la debacle perpetua en la que se ha convertido nuestro presente, son de un valor incalculable. La vida se argentinizó.

En Flores en la basura me pregunto quiénes somos como "privilegiados" de un primer mundo que está descerrajando su contrato social y su Estado del Bienestar y qué pretendemos de esta realidad. Mi libro no habla desde la pena o la nostalgia, al contrario, propone un resurgir, reconstruirnos en una nueva identidad distinta a la prometida y, de hecho, tal vez incluso mejor que la soñada. Si somos valientes, si estamos dispuestos a resucitar ese canto del París del 68, pidamos lo imposible.

Tal vez miramos poco en dirección a nuestros hermanos latinoamericanos: Chile hizo su propia revolución partiendo de una juventud desencantada y de un movimiento feminista y ecologista transversal que le ha llevado a un cambio de rumbo. Construyamos un nuevo relato de la juventud en España donde el ser sobre el tener sea lo que valga. Donde la comunidad destruya el individualismo que nos hace vulnerables. Donde nuestro pasado rural, aquel de donde emigraron muchos de nuestros antepasados dejando atrás pueblos lúgubres pueda ser hoy, en el siglo XXI, en el de la globalidad en red, un lugar de reinvención y calidad de vida.

Oigo el crotoreo de una cigüeña mientras escribo. Cuando tuve que huir de Madrid porque no podía pagar un alquiler lloré y me sentí desterrada. Ahora soy feliz y adoro la Gran Vía cuando viajo allí y amo el paseo de Gràcia cuando me reencuentro con Barcelona. Tenemos un país que por su lógica turística desarrolló unas infraestructuras que permiten descomprimir los grandes centros urbanos sin demora. Quienes lo deseen y puedan, váyanse. Poco a poco iremos necesitando nuevos servicios en esta tierra abandonada. Conviene reapropiársela para pintarla de futuro cuanto antes: la extrema derecha hace rato que ha visto con inteligencia que en este lado del abismo es facilísimo inflamar los ánimos y que las mentiras calen. Cuando alguien se siente todo olvido, la desesperación ataca. Tanto como para que el estafador de turno se convierta en líder de masas.

'Flores en la basura'

Autora: Violeta Serrano

Editorial: Ariel

216 páginas. 18,90 euros

Noticias relacionadas